Alimentación y Nutrición

Dónde Comprar Polenta.

Polenta donde-comprar.online

La Polenta, muy buena pero…¿qué sabemos de ella?

Hoy desde donde-comprar.online os vamos a hablar de la Polenta, esa comida pobre por excelencia en sus orígenes, hoy en día recuperada y revalorizada, la polenta tiene muchas caras por descubrir y está “casada” con mil sabores. La Polenta es originaria de Italia aunque también es muy consumida en países europeos como Francia, Austria y la zona balcánica así como en países del continente americano como Brasil (donde actualmente es muy consumida), Argentina, Chile y Perú.

Teniendo un origen italiano, el conocido apelativo de “polentoni” (cuya traducción al español sería “polentones”) se refería a los habitantes del norte de Italia por su costumbre de comer polenta, lo que podría inducir a un error y poder hacer creer que el plato típico preparado con harina de maíz, agua y sal es exclusivo del norte del país transalpino.

Sin embargo, la polenta tiene raíces antiguas no sólo en regiones como Lombardía, Trentino, Véneto y Val d’ Aosta, sino también en muchas zonas centrales como Lacio y Toscana, por no hablar de Sicilia y Cerdeña. Por supuesto, moviéndose a lo largo del país de la bota, la polenta cambia de apariencia. Por eso, si la polenta típica de los valles lombardos se hierve y se obtiene de harinas molidas rústicas gruesas, moviéndose hacia el centro de Italia se vuelve más fina en grano y más blanda en la preparación, hasta que alcanza una textura casi líquida. Por otro lado el polente del Véneto y Friuli es particular con una textura mas consistente. En otras zonas del país y considerada más delicada, la polenta blanca es también muy común, hecha con harina de maíz blanco, que a menudo se combina bien con el pescado.

Entre las muchas cualidades gastronómicas de la polenta destaca su versatilidad y la capacidad de combinar con alimentos y sabores de extraordinaria variedad, servidos como acompañamiento, mezclados con la masa en las etapas finales de cocción o posteriormente, con diversas preparaciones.

COMPRA AUTENTICA POLENTA ITALIANA DESDE CASA:

Variedades de polenta, un mundo por descubrir.

Negra: También conocida como bigia debido a su colorido, es una harina de alforfón (sin gluten) utilizada sola para preparar la típica polenta negra con patatas y queso frito. Se utiliza a menudo mezclado con la harina 00.

Bramata o fioretto: por harina de bramata se entiende una harina de maíz molida gruesa, generalmente con un molino de piedra. Es la harina clásica utilizada en el norte de Italia para preparar polenta de grano duro y áspero. El mismo maíz, molido más finamente, da lugar a la harina de copos, normalmente utilizada en el centro de Italia para preparar polenta más blanda, tenemos también una harina muy fina obtenida con muelas cilíndricas, extendida en Véneto y Friuli.

Amarilla: es la harina que se obtiene moliendo el maíz normal más o menos finamente según las costumbres regionales y el tipo de uso al que está destinado. incluso en las zonas donde reina la polenta en bruto obtenida de la harina gruesa, hay recetas, por ejemplo postres, que requieren harina fioretto.

Blanca: Típica del Véneto obtenida de una selección particular de maíz blanco. Se suele moler finamente y se utiliza para la preparación de “polentina”, y obtener lonchas para freír o asar a la parrilla. A menudo se encuentra en combinación con platos de pescado o salsas.

A continuación damos unos valiosos consejos para preparar y disfrutar de una polenta italiana hecha en tu casa al modo tradicional.

Tipos de preparación de polenta.

  • La Polenta Taragna: típica de la cocina de los valles lombardos en general, se prepara con la adición de harina de alforfón, con mantequilla y queso incorporados durante la cocción. Similar es el pulido del Lago Como, también con harina de alforfón y sazonada con mantequilla frita, ajo, salvia y queso típico. El “bronceado” de polenta Aosta Valley también incorpora  queso rallado y mantequilla derretida al final de la cocción.
  • La polenta cônsa piacentina que se hace con varias capas delgadas de polenta, salsa y Grana Padano rallado.
  • Está la típica polenta frita de Lazio y Campania y la de chicharrones esparcida en el norte de Italia.
  • En el centro de Italia, es más fluida y se consume tradicionalmente con dos tipos de condimentos: una salsa elaborada con costillas de cerdo y salchichas, o con una salsa de ajo, aceite, chile, salmón y careta de cerdo o tocino.
  • La frascatula, una receta típica de Lucana, también común en Sicilia, se prepara con patatas y manteca de cerdo y se sirve con salsa o chorizo.
  • La polenta de Cerdeña se acompaña con salchicha, queso pecorino de Cerdeña, tocino magro y verduras.
  • En el norte de Italia, se sirve a menudo como acompañamiento, en lugar de pan, y entre las combinaciones más comunes se encuentran los quesos, estofados y guisos de carne o pescado y huevos a la sartén, pero también leche o crema.

¿Como prepararla? La receta clásica.

Para 6 personas: Calcular 1,5-2 litros de agua por cada 500 g de harina. Verter el agua en una olla, sal y calentar hasta que empiece a batirse (no tiene que hervir completamente), verter la harina a modo de lluvia, revolviendo enérgicamente para no hacer grumos. bajar el fuego y seguir cocinando sin dejar de revolver, por unos 45-60′ considerando que al prolongar el tiempo de cocción la polenta mejora.

Si se endurece demasiado, se puede añadir unos cucharones de agua hirviendo hasta que vuelva a la consistencia correcta. Al final de la cocción, aumentar el fuego, añadir un poco de mantequilla, revolver unos minutos y dar la vuelta al plato de servir.
Es importante dejar que la harina gotee poco a poco, también para evitar un enfriamiento excesivo del agua de cocción que podría bloquear la cocción.

Si se prepara con una olla a presión:
poner 1,5-2 litros de agua en la olla a presión, sal y casi hasta ebullición. Verter la harina, removiendo enérgicamente para no formar grumos. Mantener la polenta ligeramente blanda, cerrar la olla a presión. Cuando el silbato haya terminado, bajar el fuego al mínimo o, mejor aún, pasar la olla a un fuego más pequeño, cocinar durante 20 minutos y luego dejar que el vapor se ventile, abrir y añadir un pedazo pequeño de mantequilla, revolver unos pocos minutos y dar la vuelta en el plato para servir.

Trucos en la cocina y tipos de preparación.

Muchas son las preparaciones a base de polenta, donde cocida y enfriada, se utiliza en lonchas. Hay muchísimas recetas que se pueden hacer con la polenta hecha en casa o con la que se compra ya cocida.

Preparada en un momento!

En el mercado se encuentran actualmente harinas para polenta, blanca, amarilla, fioretto o bramata y taragna que requieren tiempos de preparación muy cortos: 10-15′ en lugar de los 60′ tradicionales. Se trata de harinas pre-cocinadas que se utilizan exactamente como es habitual (a excepción del tiempo de cocción, por supuesto).
Las proporciones entre agua, sal y harina son también similares a las de la harina cruda, pero para una dosificación más precisa siempre es aconsejable seguir las instrucciones del envase.

Informamos particularmente a aquellos que tienen problemas con la enfermedad celíaca que si la harina de maíz normal no contiene gluten, es posible que en estas harinas pre-cocidas no contenga gluten.

De cualquier modo, siempre es aconsejable leer atentamente la información contenida en el embalaje. Aquí dejamos algunos ejemplos de preparaciones:

Pasticciata:

Se prepara alternando en una sartén con mantequilla rebanadas de polenta, bechamel y salsa de carne (hecha con carne picada, chorizo y champiñones secos) espolvoreada con abundante queso parmesano, rallado en el horno durante 45 minutos antes de servir.

Gnocchetti con gorgonzola:

Si ya tienes bajo control el preparado de la polenta, puedes cortarlo en cubos de un par de centímetros de ancho y sazonar con una salsa preparada derritiendo gorgonzola en un poco de leche. Mezclar, verter en el plato principal y añadir al plato con mantequilla derretida.

Sabrosos tentenpiés:

La polenta, enfriada y cortada en rodajas finas, es también perfecta para formar pequeños canapés. Pruébalo de la siguiente forma con el bacalao cremoso: dorar 1 ó 2 cebollas finamente picadas en blanco, humedecerlas con agua hasta que estén cocidas (unos 30 minutos) añadir 2 filetes de anchoa lavados y diluidos o una cucharadita de masa de anchoas, luego agregar el bacalao mojado cortado en trozos y enharinado, luego dorarlas y cubrirlas con crema y cocinarlas, revolviendo ocasionalmente, y en unos 15 minutos podrás servir sobre tostadas de polenta.

Polenta Frita, vaya lujo!

Vierte la polenta en una tabla de cortar o en una bandeja para hornear y déjala enfriar.
Calentar abundante aceite de fritura y freír la polenta cortada en rodajas, cubos, varillas, triángulos o de la forma que prefieras. Puedes servirla con romero o salvia, espolvoreada con queso pecorino o queso parmesano o acompañada de ketchup, también salpicada con azúcar para una deliciosa merienda.

Añadir un comentario

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más vendido en Moda y Complementos.

Lo más vendido en Bebe.

Lo más vendido en Hogar.